En la segunda semana de febrero de este año vimos como la campesinada bajaron por la cordillera en sus caballos,

luego de apagar el incendio del Páramo de Sumapaz. Eran los verdaderos bomberos de ruana y sombrero. Además de ellos, otras personas estaban recolectando comida, herramientas, alistando caballos, para subir a apoyar a nuestros bomberos; también había personas cocinando para revivir a la campesinada cansada y con hambre. ¿Qué elementos puede explicar la actitud de la campesinada que se auto-organizó para defender el territorio, es decir, para apagar el incendio? Uno de ellos es la participación para unir fuerzas por un bien común, en donde los intereses personales pasaron a un segundo plano.

 

Lo mismo pasa en la escuela. Al igual que la campesinada, la escuela es una comunidad que está organizada para cumplir un propósito, el enseñar a aprender a vivir, y para cumplir ese propósito cada uno de nosotros podría cumplir una tarea pensando en el bien común y no en los intereses personales. Asumir la responsabilidad de representar el curso en el consejo estudiantil, o representar el núcleo como personero, cabildante o contralor es una de esas tareas que hay que asumir para que la democracia al interior de la escuela funcione.

Pero la responsabilidad no es solo de quien se postula y quiere trabajar por el bien común. Los que votamos por esos candidatos también somos responsables en acompañar a quien es elegido para cumplir con los propósitos o promesas de campaña. Una sola persona no puede lograr los cambios que se necesitan, todos somos responsables en aportar un grano de arena, y respaldar, no solo con el voto, sino con nuestro pequeño trabajo al candidato o candidata que creemos que puede asumir la responsabilidad encomendada.

También somos responsables de hacer las criticas oportunas cuando la responsabiliza no se está cumpliendo, pero, sobre todo de dar ejemplo con nuestra propia vivencia y de ser necesario, asumir la responsabilidad si quien se haya postulado no la ha podido cumplir. La conformación del gobierno escolar es responsabilidad de todas y todos. juntos podemos sacarlo adelante, pues juntos somos más fuertes

RODOLFO HERNÁNDEZ ORTÍZ